Principios Bíblicos para la "Prosperidad?

 

y1paunqB2plbvxHLpgf5kA_cpIjOdht3ZcJixYhoEm_wLfWr0G9I1CebSWCLMszI03mhfZH0PR8wjo.jpg

 Los teólogos de la prosperidad enseñan que la prosperidad ‘siempre’ va mano a mano de la fe (o la espiritualidad) y se citan muchas citas del Antiguo Testamento y traen ejemplos de hombres creyentes como Job, Abraham e Isaac para probar que eso es así.  Sin embargo ni en el Nuevo Testamento ni aun el Antiguo Testamento era de esa manera una regla absoluta.  Tristemente son muchas los cristianos que han sido arrastrados por este error del evangelio de la prosperidad pensando que en realidad “el plan de Dios para los cristianos es que sean ricos y los que no lo son, son tenidos como tontos o ignorantes.  Nunca olvido un predicador que llegó a la iglesia donde crecí y dijo en su predicación que “si un pastor anda en un ‘Volkswagen viejo  eso no es porque es humilde sino porque es un tonto”; también escuche un predicador (quizás fue el mismo anterior) decir que “Dios quería que todos los cristianos tuviesen casa propia e individual, que el diablo se había inventado los dúplex, los triplex y los cuatrupluex (edificios de dos, tres o cuatro casas pegadas) para los cristianos, pero que eso no era lo que Dios quería.”  Con ese tipo de mensaje que apela más a las emociones y la carnalidad que a la Palabra de Dios, no es de extrañarnos que tanta gente ande tan confundida. 

  Muchas cristianos piensan que ‘el reino’ tiene que ver con (o incluye) posesiones materiales y que para demostrar que estamos en el reino debemos poseer los mejores bienes de la tierra. Un predicador decía por la radio “si tú no tienes leche en la nevera para darle a tus hijos, tú no puedes predicar el evangelio, ¿porque que van a decir la gente del Dios que tu le sirves?. Eso simplemente es un error horrible, si usted es salvo y su vecino no lo es, no hace falta que usted le hable de leche sino de la cruz de Cristo.  Siguiendo esa regla, a los ricos nunca se les predicaría el evangelio porque ellos tienen mucho más que el cristiano promedio. Lo que necesitan las personas es:

  1. La salvación de su alma, 
  2. El perdón de sus pecados
  3. Y la reconciliación con Dios por medio de Cristo.

 O les espera la condenación eterna del lago de fuego; y eso se le puede predicar tanto a un rico como a un pobre, tengamos leche en la nevera o no tengamos ninguna.  Los pastores que hablan así porque simplemente han cambiando el mensaje del evangelio por un evangelio de prosperidad y materialismo.  La Biblia dice “no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación para todo aquel que cree, al judío primeramente y también al griego” (Romanos 1:16).  Cuando Pablo habló de salvación en este contexto como lo que ‘es’ el evangelio, lo hace con referencia a “la justificación por fe” por eso sigue diciendo en el próximo verso: “17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe; como está escrito: "Mas el justo por fe vivira".    

   En cierta ocasión conversaba con cierto hermano que manejaba un auto de lujo y le dije que estaba bonito el auto a lo que me respondió: “nosotros somos hijos de un rey y por eso tenemos que tener lo mejor”, rápidamente le dije, “no confundas el reino con las añadiduras, porque ese auto no tiene nada que ver con el reino de Dios.” Es cierto que Dios bendice a sus hijos, pero debemos recordar que el reino de los cielos no son asuntos materiales sino espirituales.  Pablo lo dejo claro: Romanos 14:17 "Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo". 

  Las riquezas y la abundancia material no son necesariamente la herencia de los santos ni sinónimo (o fruto) de la fe, la santidad y piedad.  Es falso que “Dios nos ha predestinado para la sobreabundancia de bienes materiales, si eso fuera cierto, todos los cristianos fuesen ricos porque lo que Dios ‘predestina’ ocurre sin que nadie lo estorbe (ver Romanos 8:28-32). En sus cartas a las siete iglesias de Apocalipsis se mencionan dos iglesias las cuales una de ellas, Laodicea, era abundantemente rica en el aspecto material y otra, Esmirna, que era sumamente pobre. Sin embargo, la iglesia de Laodicea aunque poseía riquezas era una iglesia ‘tibia’, ni fría ni caliente, la cual Jesucristo le dijo que sería vomitada de su boca.  A pesar de ser una iglesia llena de abundancia y sin necesidad de nada en el mundo, en el área espiritual esa iglesia era “miserable y digno de lástima, y pobre, ciego y desnudo”: Revelación 3:15-20  "Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ­Ojalá fueses frío, ó caliente!  16 Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca"  17  Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; 18  Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

 

¿‘Prosperidad’ vs. ‘Pobreza’ o hay algo más?

Existe el error de pensar que si uno no tiene una “teología de prosperidad” y bienestar material lo que tiene es una “teología de pobreza” y calamidad. Pero la Biblia no establece esta diferencia de esa manera.  Veamos lo que la Biblia dice por boca de Pablo: Filipenses 4:12. "Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad"

La perspectiva Bíblica es una “teología del contentamiento”; y eso es muy distinto a la resignación y la inactividad que trae pobreza y diferente a la avaricia e interés exagerado en las cosas materiales en busca de prosperidad.  Dios no condena el deseo a mejorar nuestra situación material, ni condena el derecho a la propiedad privada (Hechos 5:4); pero las Escrituras no ponen peso alguno sobre lo material como medida de fe o espiritualidad.  De hecho, Cristo mismo dejo bien claro que lo material no determina lo espiritual y vice-versa. 

Lucas 12:15 : "Y díjoles: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee"

Según Jesús, el desear abundancia de bienes es ‘avaricia’ de la cual debemos “guardarnos”. Pablo concuerda cuando dice que “el principio de todos los males es el amor al dinero”.  El desear dinero es necesario para poder subsistir en el sistema de este mundo pero no tiene nada que ver con ganancias espirituales.  Como cristianos, ni se es espiritual porque se tiene mucho dinero, ni se es menos espiritual porque se tienen poco. Simplemente se tiene dinero o no se tiene. 

 

Principios Bíblicos Para la Prosperidad

Salmos 1:3: " Y será como el árbol plantado junto á arroyos de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará".

Debemos recordar que a veces Dios permite momentos de estrechez en nuestra vida como parte de nuestro crecimiento espiritual.  Dios desea que crezcamos en confianza en el y aprendamos a depender de su cuidado.  También aprendemos que todo lo que tenemos lo debemos a Él.  ¿Cómo sabemos que Dios es nuestro sanador si no hemos visto su mano sanando? ¿Cómo puede alguien testificar de la provisión divina si no ha experimentado un momento de escasez donde ha visto la respuesta divina proveyendo?  Lo que necesita ser fortalecida es nuestra ‘fe’ y es eso precisamente lo que Dios hace cuando pasamos por ‘diversas pruebas y dificultades’

Debemos saber que Dios es el dueño del oro y la plata (1 Reyes 20:3) y dueño del mundo y todo lo que hay en él (Salmo 24).  Dios posee todo lo que necesitamos y puede proveernos para cubrir nuestra necesidad.

Salmos 50:10: "Porque mío es todo animal del bosque, y el ganado sobre mil colinas".

Los principios bíblicos para disfrutar de su provisión divina, que no es solamente dinero, sino “todo lo que os falta”, incluyen también la paz, el entendimiento, la sabiduría, el amor, espíritu de Gracia y comunión con Él, están disponibles para todos nosotros.  ¿Pero  qué debemos hacer para recibirlo? Santiago dice “si alguno tiene necesidad, pida a Dios…”  

  1. A continuación presentamos una lista de principios bíblicos que le pueden ayudar a ser prosperado en su vida, son cosas prácticas que cualquier persona puede poner por práctica ya que están puestas en la Biblia para nuestra instrucción:
  2. 1.- Confiad en Dios (Buscad el Reino).
  3. 2.- Trabajo arduo.
  4. 3.- Buena administración.
  5. 4.- Ayuda comunitaria.
  6. 5.- Contentamiento.

1.- Confiad en Dios (Buscad el Reino).

  1. Poner a Dios primero:
  • Fortalecer la Fe: Oración y Lectura de la Palabra.
  • Practique la Justicia.

Debemos recordar siempre que es Dios quien bendice y hace prosperar nuestras vidas porque “toda buena dadiva viene de lo alto, del Padre de las luces…” (Santiago 1:17), por eso debemos poner a Dios primero.  Nuestra meta debe ser la prosperidad y crecimiento espiritual no material. Debemos buscar ser “RICOS EN FE” no ricos en oro y plata, nuestra confianza debe estar puesta en Dios. 

Además, como buen principio bíblico para la vida, no debemos pedir riquezas sino lo necesario: Proverbios 30:7: " Dos cosas te he pedido, no me las niegues antes que muera: 8  Aleja de mí la mentira y las palabras engañosas, no me des pobreza ni riqueza; dame a comer mi porción de pan, 9  no sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es el SEÑOR?, o que sea menesteroso y robe, y profane el nombre de mi Dios".

Mateo 6:33: " Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas". (El ejemplo de Salomón que pidió sabiduría de Dios y fue bendecido con abundancia)

Lucas 12:33: " Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejecen, tesoro en los cielos que nunca falta; donde ladrón no llega, ni polilla corrompe".

Colosenses 3:1. " SI habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado á la diestra de Dios. 2  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3  Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios".

 

2.- Trabajo arduo.

 

   Trabajar no es “falta de fe”, sino obediencia a la Palabra. Algunas personas ven el trabajo como algo que vino como castigo de Dios sobre la raza humana.  No es así, aunque el trabajo se hizo más difícil para el hombre después de la caída, desde la creación el trabajo siempre ha sido parte del plan divino para el hombre.

Génesis 2:15:" Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase"

El trabajo es “fe en lo que la Biblia dice”.  En cierta ocasión me encontré con un hermano que no había visto por algún tiempo.  En la conversación le pregunté ¿Dónde trabajas ahora?, su respuesta fue “estoy viviendo por fe”, es decir, de las ofrendas que le daban en los lugares donde lo invitaban (si lo invitaban, o se invitaba) a predicar, porque no era pastor de ninguna congregación.  No existe nada malo en que los que ‘TRABAJAN’ en la obra que reciban pago por ello.  Ese es su “trabajo” y Dios en su palabra dice que “los ancianos” (pastores) en la congregación que “trabajan” en la obra son dignos de honra y remuneración (1 Tim. 5:18), lo que significa que ‘podrían’ recibir ayuda monetaria de la congregación, pero está a su discreción recibir pago o trabajar de otra manera para ganar su sustento (1 Corintios 9:1-15). Muchos piensan que vivir por fe es “no trabajar”, sin embargo la Biblia es clara, y condena la vagancia.  Tanto los que dedican sus vidas al evangelio como los que no lo hacen pero trabajan con sus manos en alguna tarea “viven por fe”.  Vivir por fe es creer lo que Dios dice y el ha dicho en su palabra que hemos de comer del fruto de nuestro trabajo:

Deuteronomio 30:8: " Y tú volverás a escuchar la voz del SEÑOR, y guardarás todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy. Entonces el SEÑOR tu Dios te hará prosperar abundantemente en toda la obra de tu mano, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado y en el producto de tu tierra, pues el SEÑOR de nuevo se deleitará en ti para bien, tal como se deleitó en tus padres".

Proverbios 28:19  El que labra su tierra se saciará de pan, pero el que sigue propósitosvanos se llenará de pobreza. El vago es necio, y el trabajador es sabio. ¿Cómo entonces hemos de trabajar?

 

a.- Trabajemos aprovechando el tiempo: Hemos de trabajar cuando hay salud y juventud y oportunidades. Una persona hace bien en invertir su tiempo trabajando.

Eclesiastés 11:4  El que observa el viento no siembra, y el que mira las nubes no siega.

Proverbios 14:23  En todo trabajo hay ganancia, pero el vano hablar conduce sólo a la pobreza.

Proverbios 6:6  Ve á la hormiga, oh perezoso Mira sus caminos, y sé sabio;  7  La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, 8  Prepara en el verano su comida Y allega en el tiempo de la siega su mantenimiento. 9  Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10  Un poco de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo: 11  Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre de escudo.

Eclesiastés  2:24 No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma vea el bien de su trabajo. También tengo yo visto que esto es de la mano de Dios.

Eclesiastés  9:10  Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni conocimiento ni sabiduría en el Seol adonde vas.

Eclesiastés 11:6  De mañana siembra tu semilla y a la tarde no des reposo a tu mano, porque no sabes si esto o aquello prosperará, o si ambas cosas serán igualmente buenas.

b.- Trabajemos Responsablemente

Proverbios 10:4  Pobre es el que trabaja con mano negligente, mas la mano de los diligentes enriquece.

Pro 12:24  La mano de los diligentes gobernará, pero la indolencia será sujeta a trabajos forzados. 

c.- Trabaje Inteligentemente, tendrá más rendimiento.

Proverbios 14:4  Donde no hay bueyes, el pesebre está limpio, pero mucho rendimientose obtiene por la fuerza del buey. 

La prosperidad va mano a mano a la sabiduría del que trabaja.  Las herramientas de trabajo ayudan al hombre.  El que ara la tierra a mano, tiene menos rendimiento que el que usa la fuerza del buey.  El que tiene un tractor tendrá más ganancia.  Esto también aplica a la educación.  El que se educa poco, trabajará más duro, pero el que se prepara académicamente tendrá más ganancia. En cuanto a la educación, desde pequeño mi padre quien fue un gran trabajador me decía un dicho que no olvido “hay que usar esta (la cabeza) para llenar esta (la barriga), sin mover estas (las manos).”  Todos los trabajos son dignos pero hay empleos que ‘rinden’ más que otros, y profesiones que pagan más que otras.  No Trabajemos inteligentemente, no pensemos ganar sueldo de médico o abogado si no sacamos tiempo para estudiar o nos dedicamos a trabajar cargando cajas en un almacén.  Y si trabaja en un almacén, esfuércese por llegar a una posición que le rinda más por el tiempo invertido.  Los trabajadores buenos e inteligentes a menudo reciben los aumentos de sueldo y los adelantos en posiciones claves que pagan mejor. El conformismo es muchas veces la causa de la escasez en muchas personas, pero también el perder el tiempo en cosas que no ‘dan fruto’ evitan que algunas personas reciban un mejor salario por su trabajo.  

Algunos comenten el error de comenzar una familia sin tener los medios necesarios para mantenerla.  Si usted todavía no se ha casado, ocúpese primero en prepararse académicamente y poner bases económicas estables antes de comenzar una familia, eso le ayudará grandemente en su vida ya que mantener los hijos y una casa en nuestros días es bastante costoso.  Recuerdo las palabras de un joven casado que todavía no tenía hijos. Le pregunté que si no pensaban en tener hijos y me dio una respuesta que consideré inteligente: “Dios primero hizo el huerto, lo adornó, lo preparó, y puso todo lo necesario antes de poner a Adán y Eva (sus hijos) en el, yo estoy haciendo lo mismo.”

d.-  Busque una pareja (esposo, esposa) de parte de Dios

Proverbios 19:14b…pero la mujer prudente viene del SEÑOR. 

Hay matrimonios que parecen que en guerra el uno contra el otro, no porque peleen sino porque no se ayudan mutuamente, no están en acuerdo.  Un hombre cristiano me dijo en cierta ocasión “mi esposa y yo pudiésemos ser ricos, pero todo lo que yo trabajo ella lo malgasta y no nos ponemos de acuerdo en lo que ganamos.” Así ocurre, uno trabaja y el otro malgasta, uno construye y el otro destruye.  Uno trabaja y el otro no hace nada. 

Es importante pedir a Dios esposo y esposa de manera que la ganancia de nuestro trabajo no se pierda.  “la mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la destruye”, hay hombres que también destruyen sus casas.  Los vicios y los malos hábitos pueden traer pobreza y calamidad a su casa.  Cosas como la bebida, los juegos, los cigarros y las malas costumbres roban dinero al hogar. Hay hombres y mujeres que malgastan las ganancias en cosas que no producen placer momentáneo pero no traen ningún beneficio duradero.

La división de finanzas es otra manera en que los matrimonios fracasan y terminan en la pobreza. Algunos matrimonios tienen las cuentas de él y las de ella, los gastos de él y los de ella, etc., todo por separado  ¿Cómo pueden dos andar juntos si no se ponen de acuerdo? (Amos 3:3).  Para que haya ganancia (prosperidad) en la casa es necesario trabajar “en concierto”:

Proverbios  31:10  Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas. Pro 31:11  En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias. Pro 31:12  Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida. Pro 31:13  Busca lana y lino, y con agrado trabaja con sus manos. Pro 31:14  Es como las naves de mercader, trae su alimento de lejos. Pro 31:15  También se levanta cuando aún es de noche, y da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas. Pro 31:16  Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña. Pro 31:17  Ella se ciñe de fuerza, y fortalece sus brazos. Pro 31:18  Nota que su ganancia es buena, no se apaga de noche su lámpara. Pro 31:19  Extiende sus manos a la rueca, y sus manos toman el huso. Pro 31:20 Extiende su mano al pobre, y alarga sus manos al necesitado. Pro 31:21  No tiene temor de la nieve por los de su casa, porque todos los de su casa llevan ropa escarlata. Pro 31:22  Se hace mantos para sí; su ropa es de lino fino y de púrpura. Pro 31:23  Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra. Pro 31:24 Hace telas de lino y las vende, y provee cinturones a los mercaderes. Pro 31:25 Fuerza y dignidad son su vestidura, y sonríe al futuro. Pro 31:26  Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua. Pro 31:27  Ella vigila la marcha de su casa, y no come el pan de la ociosidad. Pro 31:28  Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada, también su marido, y la alaba diciendo: Pro 31:29  Muchas mujeres han obrado con nobleza, pero tú las superas a todas. Pro 31:30  Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada. Pro 31:31  Dadle el fruto de sus manos, y que sus obras la alaben en las puertas.

e.     No procrastine, le puede costar dinero

“Se dice que los morosos decidieron formar un club, pero nunca pudieron tener su primera reunión porque la seguían posponiendo.”

Proverbios 24:30  Pasé junto á la heredad del hombre perezoso, Y junto á la viña del hombre falto de entendimiento; 31  Y he aquí que por toda ella habían ya crecido espinas, Ortigas habían ya cubierto su haz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida.  32  Y yo miré, y puse lo en mi corazón: Vi lo, y tomé consejo. 33  Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; 34  Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre de escudo.

La morosidad tiene dos causas principales, ambos tienen su origen en la mente de las personas:

1.- Miedo al fracaso

a.      El miedo a que algo le salga mal puede causar que alguien posponga cosas que debe hacer. Algunos morosos son perfeccionistas. Estas personas por lo general piensan que tienen que complacer a los demás y evitan hacer cosas que le puedan salir mal o mediocres.  De esa manera posponen hacer cosas importantes que a la larga harán que otros le vean mal. 

2.- Miedo al éxito

a.- Algunos evitan cumplir con ciertas responsabilidades por miedo a éxito. Ellos dicen “temo ser tan exitoso que la gente me envidiará o me verá como una amenaza, y no quiero perderlos”, “si soy exitoso en lo que hago, la gente pensará que lo debo ser en todo tiempo” o “me voy a volver un trabajólico” o “no me merezco el éxito, otros se lo merecen más que yo.”

 

Remedios para evitar la morosidad:

Priorice las cosas

Cuando todo parece ser una prioridad, usted se siente agobiado y no completa nada. Alternativamente, si nada parece ser importante, entonces nada se hace.  Por lo tanto, haga una lista “to do list” (cosas que hacer) para que organice las cosas en orden de importancia y siga la lista hasta que todo se termine.  Esto le ayudará a organizar su tiempo de manera que haga todo lo que tiene que hacer.

Controle sus impulsos

Muchos morosos saltan de una cosa a la otra y nunca terminan nada. Termine completamente una tarea antes de moverse a otra.

No espere cambios de la noche a la mañana.

Los viejos hábitos son difíciles de sobre pasar.  No espere que las cosas cambien inmediatamente. Si hace un cambio por semana, usted estará haciendo progreso, y ese progreso le mostrará que mas cambio es posible.

 

3.     Buena Administración


a.-  Ahorrar

Proverbios 6:6  Ve á la hormiga, oh perezoso Mira sus caminos, y sé sabio;  7  La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, 8  Prepara en el verano su comida Y allega en el tiempo de la siega su mantenimiento

Mi madre siempre me decía, “el que todo se lo come, todo lo evacua” y también  “uno no se hace rico con lo que gana sino con lo que guarda”.

b.-  No malgaste el dinero

Mi madre siempre nos decía que “uno estira el pie hasta donde llega la sabana, porque sino pasa frío”. Son palabras sabías que nos ayudan a medir nuestros gastos de manera sabia.

Proverbios 21:17  El que ama el placer será pobre; el que ama el vino y los ungüentos no se enriquecerá.

c.-  Invertir para el futuro

Proverbios 13:22  El hombre bueno deja herencia a los hijos de sus hijos

Proverbios 19:14  Casa y riqueza son herencia de los padres,

 

4.- Ayuda comunitaria.


Mateo 19:21  Dícele Jesús: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y da lo á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.

Lucas 14:13  Mas cuando haces banquete, llama á los pobres, los mancos, los cojos, los ciegos;

Lucas 19:8  Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy á los pobres; y si en algo he defraudado á alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto.

2 Corintios 8:13  Porque no digo esto para que haya para otros desahogo, y para vosotros apretura; 14  Sino para que en este tiempo, con igualdad, vuestra abundancia supla la falta de ellos, para que también la abundancia de ellos supla vuestra falta, porque haya igualdad; 15  Como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más; y el que poco, no tuvo menos.

1 Timoteo 5:4; 8  pero si alguna viuda tiene hijos o nietos, que aprendan éstosprimero a mostrar piedad para con su propia familia y a recompensar a sus padres, porque esto es agradable delante de Dios.  8  Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel.

Proverbios 19:17  El que se apiada del pobre presta al SEÑOR, y El lo recompensará por su buena obra. 

Proverbios 22:9  El generoso será bendito, porque da de su pan al pobre.

Proverbios 22:16  El que oprime al pobre para engrandecerse, o da al rico, sólollegará a la pobreza.

Proverbios 28:27  El que da al pobre no pasará necesidad, pero el que cierra sus ojos tendrá muchas maldiciones.

Eclesiastés 11:1-2  Echa tu pan sobre las aguas, que después de muchos días lo hallarás. 2  Reparte tu porción con siete, o aun con ocho, porque no sabes qué mal puede venir sobre la tierra.

 

5.- Contentamiento.


a.- No afanarse por las riquezas

Salmo 39:6  Sí, como una sombra anda el hombre; ciertamente en vano se afana; acumula riquezas, y no sabe quién las recogerá.

Salmo 127:2  Es en vano que os levantéis de madrugada, que os acostéis tarde, que comáis el pan de afanosa labor, pues El da a su amado aun mientras duerme.

Filipenses 4:6  Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.

b.-  No quejarse, ser Agradecido a Dios dándole gloria

Colosenses 3:15  Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Efesios 5:20  dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre

c.-  Confíe en Dios

 Salmo 37:25  Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan.

|

Comentarios

Do you have a spam problem on this site; I also am a blogger, and I was wondering your situation; many of us have developed some nice practices and we are looking to exchange strategies with others, please shoot me an email if interested.
Responder
Exactly what I was looking for, appreciate it for putting up.
Responder
Pretty section of content. I just stumbled upon your website and in accession capital to assert that I get in fact enjoyed account your blog posts. Anyway I'll be subscribing to your feeds and even I achievement you access consistently fast.
Responder
Sweet blog! I found it while browsing on Yahoo News. Do you have any tips on how to get listed in Yahoo News? I've been trying for a while but I never seem to get there! Many thanks
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar